16 julio, 2008

Huamanga ardiente


El día de ayer, en el programa de televisión Enemigos íntimos, Beto Ortiz propaló la segunda parte de su reportaje Ayacucho: Los nietos de terror. El reportaje -para quienes no lo vieron- es una viva, roja y cruda muestra de las semillas que el terrorismo plantó y que el narcotrafico cosecha. Ayudado -claro está- por la imcompetencia y desidia de todas las autoridades. Las preguntas que se me viene a la mente son: ¿Por qué dejar a esos niños en el averno? ¿por qué esperar a que se consuman? ¿por qué existe la violencia luego de la violencia?(Hasta pueden servir para un poema). ¿Aquellos niños deben seguir muriendo en el abandono? o es que acaso esperan que se conviertan en las nuevas ordas de un futuro terror, sin que nadie haga nada. Uso la misma cita de Ortiz, porque me parece la que mejor refleja aquella escena:
.
He visto a los monstruos del crepúsculo
Lanzar por odio a los jóvenes
Al fuego
Y llamar a este fuego, sagrado.
He visto manos decrépitas
Arrancando de los labios del muchacho
Su sueño
Y llamar a su fantasía vicio,
Y decirle esperanza de la patria
En una patria sin esperanzas.
He visto a viejos calcáreos
Enjoyar a las jóvenes
Con telenovelas
Casos judiciales
Revistas femeninas
Y huevadas
Y llamarlas luego
Madres del futuro.
.
(He visto, Luis Hernández)
.
Para los que desean ver el reportaje, la primera parte está disponible en la web: Aquí para ver
.
PD: Este nota sobre cómo se hace una revolución me parece también de antología: ¡Somos libros!
.
[Actualización 20-07-08] Segunda parte de "Los nietos del terror": Aquí

1 comentario:

bacilio torres dijo...

kasi lloro al ver esos videos yo tbm soy de ayacucho de la parte sur lucanas